Dryfing

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Te damos 5 consejos para nadar en mar abierto

Te damos 5 consejos para nadar en mar abierto con total seguridad

En la mayoría de ocasiones, las sesiones de entrenamiento en piscina son suficiente para mantener un nivel físico óptimo de cara a futuros eventos o competiciones. No obstante, a veces hace falta cambiar la rutina y afrontar retos diferentes, que requieran de una buena preparación tanto física como mental y, una buena opción, es nadar en mar abierto. 

En este artículo, te vamos a dar 5 consejos para nadar en mar abierto y mantener la máxima seguridad para nosotros. 

nadadora-mar-abierto

1- Preparación y alimentación 

En primer lugar, es importante realizar una buena preparación previa, así como alimentarse y beber correctamente. 

  • Carga la mochila de comida extra y fácil de ingerir, toallas, ropa de abrigo, etc. Optimicemos el espacio para reducir riesgos como la hipotermia.
  • Al nadar en mar abierto quemamos más calorías, por lo que recomendamos llevar con nosotros azúcares simples (de fácil ingestión) y una bebida caliente (¡OJO! Si la bebida está demasiado caliente, puede ocasionar un contraste tan alto con la baja temperatura de nuestro cuerpo, que pueda llegar a producirnos quemaduras). 

2- Equipo

La temperatura del agua en mar abierto, a excepción de los meses más calurosos, acostumbra a ser muy baja (entre 14 y 20 grados de media). Por ello, un buen equipamiento en forma de neopreno es esencial para ayudarnos a estar más protegidos contra estas bajas temperaturas. Complementar un traje de neopreno para mar abierto, junto a unos escarpines, unos guantes y un gorro, también nos ayudará a optimizar mejor el derroche físico en mar abierto. 

Contar con una boya de alta visibilidad, también nos ayudará a mantener una mayor flotabilidad si nos cansamos, y a que se nos vea con facilidad desde la orilla si se nos presenta cualquier contratiempo.  

nadadora-mar-abierto

3- Proceso de normalización

El contraste que se produce entre nuestro cuerpo y la temperatura del agua, nos obliga a tener que ir entrando en ella poco a poco e irnos adaptando a la temperatura del mar. Iremos sumergiendo nuestro cuerpo poco a poco hasta hundir la cabeza, cada uno al ritmo que considere conveniente. Una vez la temperatura de nuestro cuerpo se haya amoldado a la temperatura del agua, estaremos preparados para comenzar el entrenamiento. 

*Si una vez completado este proceso, no nos sentimos bien (respiración acelerada o la cabeza muy fría), aconsejamos salir del agua cuanto antes, para evitar males mayores.*

Una vez hemos superado este momento, debemos comenzar a nadar. Nuestro cuerpo quemará calorías que generarán calor y hará que nos sintamos mejor. No parar de moverse es clave para mantener la temperatura óptima. 

Si durante el ejercicio, notamos que nuestro cuerpo vuelve a enfriarse, lo mejor es salir y caminar por la zona, coger la toalla que metimos en la mochila e ir secándonos mientras no dejamos de movernos. Nunca debemos pararnos de golpe tras un ejercicio. 

nadador-mar-abierto

4- Nadar en compañía 

Ir acompañado cuando nadamos en mar abierto puede ser positivo, tanto para nuestra seguridad, como por el simple beneficio de realizar cualquier tipo de práctica en compañía.

Por ello, recomendamos ir acompañados cuando vayamos a nadar en mar abierto o, como mínimo, avisar de dónde estaremos, así como enviar un SMS, Whatsapp o ubicación a algún familiar o amigo con el que hayamos hablado previamente. 

5- Seguridad

La seguridad debe ser, siempre, lo más importante, por lo que, para acabar este artículo, te vamos a dar los últimos consejos para realizar un ejercicio en mar abierto, de la forma más segura posible:

  • Por la mañana, y al atardecer, son aquellos momentos en los que el agua está más tranquila, pero la oblicuidad del sol nos limita la visibilidad, por ello debemos contemplar, si decidimos nadar en estos intervalos del día, acudir a zonas de baño protegidas. 
  • Cuando termines de nadar, recurre a tu mochila rápidamente para secarte con las toallas y tener a mano un recambio de ropa seco. No dudes, si has venido en coche y la climatología no ayuda, echar mano de la calefacción. 
  • Ten a mano comida que puedas ingerir rápidamente si no nos sentimos del todo bien (respiración acelerada o mareos), ya que recuerda que aún debes regresar a tu hogar. 
  • Comentábamos antes la opción de enviar un mensaje a algún conocido y, respecto a esto, existe un neopreno (el Orca Open Waters SW), que incluye un sistema que envía un SMS si se presentara cualquier problema. 
  • Y, en caso de cualquier tipo de duda, olvidémonos de nadar en aguas abiertas. La hipotermia es algo muy grave, por lo que no debemos forzarnos a hacer algo para lo que no nos sintamos preparados. 

Fuente: Planeta Triatlón 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

TE CONTAMOS TODAS LAS NOVEDADES

otros artículos

Dryfing utiliza cookies para ofrecerte la mejor experiencia. Si sigues navegando en nuestro sitio web, lo asumiremos como autorización Política de Cookies

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar